Un policía mató a la mujer hispana en la balacera del supermercado de Los Ángeles

Melyda Corado, la empleada de 27 años que murió el sábado durante un enfrentamiento a tiros entre la policía y un secuestrador en un supermercado abarrotado de clientes de California, recibió un balazo de un agente, según ha informado este martes el jefe policial Michel Moore.

El presunto secuestrador, Gene Evin Atkins, de 28 años, disparó e hirió a su abuela de 76 años a la una y media de la tarde del sábado en Los Ángeles y luego escapó en un carro robado. Con él se llevó a una joven de 17 años, que resultó herida leve por el roce de un bala, y a la que la policía considera que secuestró.

Atkins fue avistado por la policía a las tres de la tarde en Hollywood. Dos agentes le persiguieron mientras el presunto criminal les disparaba a través de la ventana trasera de su vehículo; los policías no le dispararon durante los 15 minutos de persecución.

Atkins terminó estrellándose contra un poste a las puertas de un supermercado Trader Joe’s en el vecindario angelino de Silver Lake. Y fue allí donde se desencadenó la balacera.

Atkins fue alcanzado en un brazo, pero una de las balas de la policía alcanzó mortalmente a Corado, que en ese momento salía del supermercado.

Empleados y clientes intentaron escapar o esconderse en el establecimiento, pero Atkins tomó a algunos como rehenes antes de rendirse horas más tarde.

Según el jefe policial, a la hora de decidir si abrir fuego, los agentes tuvieron en consideración si el sospechoso, que ha había realizado varios crímenes violento, podía disparar contra los clientes y empleados del supermercado.

“Es la peor, la peor decisión que un agente ha de tomar nunca”, aseguró Moore.

Deja un comentario

*