Trump admite que su hijo se reunió con los rusos para buscar ‘trapos sucios’ de Hillary Clinton

El presidente Donald Trump dio por hecho este domingo que el objetivo de la reunión que su hijo tuvo en Nueva York con lobistas rusos en junio 2016 era buscar ‘trapos sucios’ de su rival en las elecciones presidenciales, Hillary Clinton. “Fue una reunión para lograr información de un oponente”, dijo Trump en uno de sus habituales tuits de domingo por la mañana.

Desde su campo de golf en Nueva Jersey, el presidente también escribió que el encuentro de Donald Trump Jr. con fines electorales es “totalmente legal y se hace todo el tiempo en política”. “No llevó a ninguna parte”, agregó.

“Las noticias falsas están reportando, en una invención total, que estoy preocupado sobre el encuentro que mi maravilloso hijo Donald tuvo en la Torre Trump”, también dijo en el tuit matutino. De esta manera, el presidente respondía al último reporte sobre el asunto que CNN publicó el sábado.

La cadena de noticias asegura que el presidente está preocupado de que el fiscal especial del ‘Rusiagate’, Robert Mueller, implique a la familia Trump en la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Según CNN, que cita fuentes próximas a la Casa Blanca, el presidente está preocupado por si se demuestra falsa la afirmación de que él, Donald Trump padre, nunca supo de la reunión que tuvo su hijo con los rusos en la torre que poseen en Nueva York.

“¡No sabía sobre ello!”, puso entre exclamaciones el presidente en su tuit de este domingo. Lo supiera o no, los Trump han ido cambiado su versión sobre esa reunión.

Inicialmente, Trump Jr. sostuvo que la reunión con Natalia Veselnitskaya, una abogada que en emails aparece identificada como funcionaria del gobierno ruso, era para hablar de la adopción de niños rusos por parejas estadounidenses.

Pero también emails de la investigación en el Congreso mostraban otra posible realidad. Los datos ofrecidos al hijo del presidente provenían de la fiscalía rusa, sí “incriminan a Clinton” y sí se leía que esa información “sería muy útil para su padre”.

La sombra del padre Trump no acabó allí. El presidente redactó con equipo de la Casa Blanca la primera respuesta que dio su hijo a la información aparecida en The New York Times, medio que sacó a la luz la reunión.

Fue, en esa respuesta, donde se afirmó que el objetivo era discutir las leyes rusas sobre adopción que afectan a los estadounidenses. Este domingo, sin embargo, el presidente Trump se negó a sí mismo. Otra vez más.

Deja un comentario

*