Marruecos: Macron y el rey Mohammed VI inauguran una línea de alta velocidad

El presidente francés, Emmanuel Macron, llegó a Marruecos el jueves para inaugurar con el rey Mohammed VI la línea de alta velocidad Tánger-Casablanca, presentada como “la más rápida de África” ​​y un símbolo de la “profundidad” de la asociación entre París y Rabat. .
Una gran ceremonia rodeada de medidas de máxima seguridad, como para todos los eventos reales, se organizó en la enorme estación de tren renovada de Tánger, un importante centro marítimo entre África y Europa, antes de la salida del convoy oficial hasta Rabat, la capital administrativa.
Los boletos de tren fueron entregados a los dos jefes de estado. El tren que los llevará a Rabat debe viajar a 320 km / hora a lo largo de 180 km de la sección de alta velocidad, antes de llegar a la nueva estación de Rabat-Agdal a 160 km / h, según la información obtenida por AFP de los técnicos. equipo.
Se espera que Emmanuel Macron abandone el reino al final del día después de esta breve visita de trabajo que, según la agencia oficial MAP, “refleja la profundidad de las relaciones bilaterales basadas en una asociación fuerte y fuerte” entre los dos países.
Considerada como un escaparate para la modernización del reino y el conocimiento de las compañías francesas, la línea Tánger-Casablanca, con una longitud total de 350 km, conectará las dos regiones más dinámicas del reino en 2:10 en lugar de 4 : 45 actualmente.
La inauguración oficial interrumpió el movimiento de trenes en la red convencional, según la información publicada por la prensa local y en las redes sociales, en ausencia de cualquier comunicación oficial sobre el tema.
Los primeros boletos para el público en general deben estar a la venta después de la inauguración oficial, y la línea estará abierta a los viajeros comunes a fin de mes, según la información obtenida por AFP.
“Proyecto emblemático de la relación bilateral”, el LGV es visto por los franceses como un escaparate para tratar de obtener otros contratos en África, que ofrece “muchas oportunidades” en el sector ferroviario. Marruecos está trabajando para posicionarse como un “centro africano” para los inversores extranjeros.
“Queríamos hacer de este proyecto un escaparate para la modernización del país: es un desafío que asumirá y sabrá cómo abordar”, señala el diario “Les Ecos” en un editorial.
Francia sigue siendo el principal socio económico de Marruecos, pero vio a España quitar en 2014 el primer lugar para el comercio. El comercio bilateral entre los dos países registró un crecimiento promedio del 5,8% anual, pasando de 79,9 a 109,3 mil millones de dirhams (7,4 a 10,3 mil millones de euros) entre 2010 y 2017, según cifras publicadas el jueves por el Ministerio de Economía de Marruecos.
Emmanuel Macron está acompañado por los jefes de las empresas francesas involucradas en el proyecto: Alstom (suministro de trenes), el consorcio Ansaldo-Ineo (señalización y telecomunicaciones), Cegelec (subestaciones eléctricas) y el consorcio Colas Rail-Egis Rail (pistas y de cadena). SNCF proporciona asistencia de gestión de proyectos a la Oficina Nacional de Ferrocarriles de Marruecos (ONCF).
Cientos de trabajadores trabajaron hasta el último minuto para completar el proyecto que fue iniciado en septiembre de 2011 por el entonces presidente, Nicolas Sarkozy, y que en septiembre de 2015 recibió la visita de François Hollande.
ONCF espera seis millones de pasajeros después de tres años de operación. El costo del LGV, financiado en un 50% por Francia a través de varios préstamos, asciende a unos 23 mil millones de dirhams (dos mil millones de euros), casi un 15% más que las estimaciones iniciales, pero muy por debajo de los costos europeos promedio, según el Ministerio de Transporte de Marruecos.
Emmanuel Macron también está acompañado por los Ministros de Relaciones Exteriores Jean-Yves Le Drian y el Ministro del Interior Christophe Castaner, mientras que los flujos migratorios deben abordarse durante las discusiones.

(AFP)

Deja un comentario

*